Cómo cambiar tus correas

planta planta

Cómo cambiar tus correas

Tu ONE OAK te permite elegir entre multitud de correas intercambiables para que puedas adaptar tu reloj a todos tus looks. Recuerda que hay dos familias de correas intercambiables dependiendo del tamaño de tu esfera, 40mm y 36mm. Podrás ver información acerca de qué correas son compatibles con tu esfera en toda la web.

Cambiar las correas de tu ONE OAK es muy sencillo, como puedes ver en el vídeo. Verás que tu esfera tiene un agujero en cada pata. Por otro lado tu correa tiene un pasador que la cruza de extremo a extremo con una bolita metálica de la que puedes tirar. Para introducir la correa, coloca uno de los extremos del pasador enfrentado con uno de los agujeros de las patas mientras tiras de la bolita para introducir el otro extremo. El proceso se repite con la otra parte de la correa.

Cómo cambiar tus hebillas

Cambiar tu hebilla de tu ONE OAK es un proceso rápido que puedes realizar tu mismo. Existen hebillas de diferentes acabados (dorado, plateado...) y, dependiendo del reloj que elijas, es posible que sea necesario hacer un cambio para que vaya a juego con la corona. La corona es la ruedecita con la que cambias la hora.

La hebilla tiene tres elementos: el palito del cierre, la hebilla y el pasador. Para realizar el cambio te resultará muy útil tener a mano un cuchillo de punta fina. Con él, tira de un extremo del pasador para soltar la hebilla. A continuación, retira el pasador, la hebilla y el palito antiguos. Coloca primero el palito de la nueva e introduce después el pasador. Introduce un extremo del pasador en uno de los agujeros de la hebilla e introduce el otro extremo del pasador. Ya lo tienes, ¡tu reloj está listo!

Ajustar tu correa de métal

Una de nuestras correas especiales es la de metal trenzado, y si te decantas por ella, necesitarás seguir unos sencillos pasos para poder adaptarla a tu muñeca.

Verás que tu correa tiene un pequeño broche y al girarla verás unas hendiduras a lo largo de la misma. Utiliza un utensilio rígido para introducirlo en el hueco y haz palanca para desbloquear la pestaña metálica. Desliza la parte metálica hasta encontrar la posición que mejor se adapta al tamaño que necesitas. Aprieta sobre el broche para cerrarlo y ¡ya tienes tu correa ajustada!