SELVA CENTRAL AMAZONAS

Perené, Perú, 2017
700 🌳

El proyecto Selva Central Amazonas supuso nuestra primera gran reforestación en la provincia de Junín, Perú. Al lanzar ONE OAK a finales de 2016, decidimos que uno de nuestros principales objetivos sería luchar contra el cambio climático de manera colectiva y decidimos comenzar por actuar en el pulmón del planeta.

Para poder llevar el proyecto a cabo en una zona tan remota necesitábamos una ONG local, con experiencia sobre el terreno y con la capacidad de involucrar a la población nativa. No sólo para ayudarnos con la ejecución de las propias reforestaciones, sino para poder realizar pedagogía y que la comunidad aprendiera a valorar la importancia de preservar su entorno. Así fue como conocimos a nuestros amigos de la ONG Fondo Verde, con los que venimos colaborando desde entonces y los que nos permitieron conocer a la comunidad de Campa Pucharini en el Sector Belén y a nuestros compañeros de la localidad de San Juan de Tulumayo. La industria maderera y la necesidad de convertir terrenos forestales en agrícolas son las dos principales causas de deforestación en la zona.

Para evitar el avance de esta deforestación, la manera más natural y sostenible de actuar es repoblando los bosques amazónicos con especies autóctonas. El principal mensaje que junto con Fondo Verde hemos sido capaces de trasladar a los vecinos de la provincia de Junín ha sido que los árboles autóctonos ayudan a fijar las lluvias, fomentan la biodiversidad forestal y animal y mejoran enormemente la fertilidad del suelo.

amazonas amazonas amazonas

Para poder financiar el proyecto, decidimos que por la compra de cada reloj o gorra de madera ONE OAK reforestaríamos 500 Kg de madera (una vez los árboles lleguen a edad adulta) en Amazonas. Gracias a todos los que confiasteis en ONE OAK en 2016 y primeros de 2017, pudimos llevar a cabo la reforestación de 700 árboles en dos campañas de reforestación durante los meses de febrero y noviembre de 2017.

Las reforestaciones las llevamos a cabo en las épocas de lluvia, cuando los plantones tienen mayores probabilidades de prosperar. Las especies que hemos reforestado son la Caoba, el Nogal Negro, la Moena Amarilla, el Tulpay y la Sangre de grado.

El proyecto no habría sido posible sin la inestimable ayuda de Fondo Verde, los voluntarios locales y el equipo ONE OAK. Nosotros tuvimos la suerte de participar personalmente en la reforestación de noviembre de 2017 y pudimos así conocer de primera mano el marco incomparable que es la selva central de Perú y la labor tan importante de concienciación que se viene realizando en la zona, sobre todo con las escuelas próximas a las reforestaciones.

amazonas

Estos 700 árboles absorberán durante su vida un total de 12.000 toneladas de CO2 de la atmósfera, ayudando así a luchar contra el cambio climático. En otras palabras, nuestros árboles amazónicos compensarán durante este periodo las emisiones de carbono de un coche circulando durante 65 millones de kilómetros (unas 1.625 vueltas a la tierra).

Es increíble cómo, las especies reforestadas en el Amazonas, son capaces de absorber una cantidad de carbono muy superior a la de nuestros queridos robles gallegos. Por algo lo llaman el pulmón del planeta. En el futuro, serán las propias comunidades locales las que se encarguen, junto con Fondo Verde, del mantenimiento y conservación de estos nuevos bosques ONE OAK.

SELVA CENTRAL AMAZONAS

Perené, Perú, 2017
700 🌳

El proyecto Selva Central Amazonas supuso nuestra primera gran reforestación en la provincia de Junín, Perú. Al lanzar ONE OAK a finales de 2016, decidimos que uno de nuestros principales objetivos sería luchar contra el cambio climático de manera colectiva y decidimos comenzar por actuar en el pulmón del planeta.

Para poder llevar el proyecto a cabo en una zona tan remota necesitábamos una ONG local, con experiencia sobre el terreno y con la capacidad de involucrar a la población nativa. No sólo para ayudarnos con la ejecución de las propias reforestaciones, sino para poder realizar pedagogía y que la comunidad aprendiera a valorar la importancia de preservar su entorno. Así fue como conocimos a nuestros amigos de la ONG Fondo Verde, con los que venimos colaborando desde entonces y los que nos permitieron conocer a la comunidad de Campa Pucharini en el Sector Belén y a nuestros compañeros de la localidad de San Juan de Tulumayo. La industria maderera y la necesidad de convertir terrenos forestales en agrícolas son las dos principales causas de deforestación en la zona.

Para evitar el avance de esta deforestación, la manera más natural y sostenible de actuar es repoblando los bosques amazónicos con especies autóctonas. El principal mensaje que junto con Fondo Verde hemos sido capaces de trasladar a los vecinos de la provincia de Junín ha sido que los árboles autóctonos ayudan a fijar las lluvias, fomentan la biodiversidad forestal y animal y mejoran enormemente la fertilidad del suelo.

amazonas amazonas amazonas

Para poder financiar el proyecto, decidimos que por la compra de cada reloj o gorra de madera ONE OAK reforestaríamos 500 Kg de madera (una vez los árboles lleguen a edad adulta) en Amazonas. Gracias a todos los que confiasteis en ONE OAK en 2016 y primeros de 2017, pudimos llevar a cabo la reforestación de 700 árboles en dos campañas de reforestación durante los meses de febrero y noviembre de 2017.

Las reforestaciones las llevamos a cabo en las épocas de lluvia, cuando los plantones tienen mayores probabilidades de prosperar. Las especies que hemos reforestado son la Caoba, el Nogal Negro, la Moena Amarilla, el Tulpay y la Sangre de grado.

El proyecto no habría sido posible sin la inestimable ayuda de Fondo Verde, los voluntarios locales y el equipo ONE OAK. Nosotros tuvimos la suerte de participar personalmente en la reforestación de noviembre de 2017 y pudimos así conocer de primera mano el marco incomparable que es la selva central de Perú y la labor tan importante de concienciación que se viene realizando en la zona, sobre todo con las escuelas próximas a las reforestaciones.

amazonas

Estos 700 árboles absorberán durante su vida un total de 12.000 toneladas de CO2 de la atmósfera, ayudando así a luchar contra el cambio climático. En otras palabras, nuestros árboles amazónicos compensarán durante este periodo las emisiones de carbono de un coche circulando durante 65 millones de kilómetros (unas 1.625 vueltas a la tierra).

Es increíble cómo, las especies reforestadas en el Amazonas, son capaces de absorber una cantidad de carbono muy superior a la de nuestros queridos robles gallegos. Por algo lo llaman el pulmón del planeta. En el futuro, serán las propias comunidades locales las que se encarguen, junto con Fondo Verde, del mantenimiento y conservación de estos nuevos bosques ONE OAK.